Vapor y hollín oscurecen el cielo de la ciudad de Flint. El viento que atraviesa su magnífico puerto, arrastra la polución de las forjas hacia los bosques encantados que cubren las montañas de su dentada cordillera. Desde tiempos lejanos, cuando las gentes de la nación de Risur que fundaron esta ciudad, se respetaba y temía a las caprichosas criaturas que habitaban los nublados picos, pero ahora que el progreso ha transformado Flint en un jardín de artificios y tecnología, los viejos ritos y creencias que mantenían aplacados a los habitantes de los bosques se han abandonado.

Las Cortes Feéricas, la Gran Cacería y muchos otros espíritus de la tierra fueron conquistados por los monarcas de Risur y se les dejó de pagar tributo, dejándoles impotentes pues no pueden entrar en estas ciudades de vapor y acero para reclamar su diezmo.

Los empobrecidos trabajadores que se apiñan en las barriadas industriales temen a monstruos de otra calaña, producto de este nuevo laberinto urbano. Ni siquiera las religiones modernas pueden defenderles de estos demonios.

Los tiempos están cambiando. Los Videntes, profetas de las gentes de Risur desde el nacimiento de la nación, ven signos en las estrellas de la bóveda celeste que presagian el nacimiento de una nueva era. Pero lo que no pueden ver, oculto más allá del vapor y el hollín que cubre el cielo nocturno, es el rostro de esta nueva era, el espíritu de la época: el zeitgeist.

Zeitgeist

zitara